CAPITULO V – Sec3 – Deslizamientos de la Barra

CAPITULO V - CANAL DE ACCESO AL PTO. DE BARRANQUILLA

Sección 3 - DESLIZAMIENTOS DE LA BARRA.

Los grandes deslizamientos ocurridos en los años de 1.935, 1.945 y 1.963, que afectaron una considerable zona de la barra y llegaron hasta los límites mismos de la actual desembocadura dejando profundidades hasta de 200 pies donde antes se tenían 20 y 15 pies.

Los relativamente menos importantes de 1.942, 1947 y 1958 que no produjeron efectos apreciables sobre la zona contigua a la desembocadura y algunos de menor cuantía acaecidos en otros años, demuestran que la barra de Bocas de Ceniza no es estable y que desaparece casi totalmente en períodos cuya duración media aun no es posible determinar.

De los estudios oceanográficos adelantados por la Empresa Puertos de Colombia y de un sondeo hecho por el U. S. S. "Nokomis", en 1935, se ha podido comprobar la existencia de un profundo canal o cañón submarino situado a 12 kms. al N. W de la desembocadura del Río, que avanza hacia las grandes profundidad s marinas en longitud que aún no se conoce, cuyos taludes y fondo, parecen estar constituidos por un material denso, como roca o conglomerado, y cuya pendiente de fondo tampoco se conoce exactamente; en todo caso la presencia de este cañón, con existencia que se remonta a edades geológicas, indica, claramente, que es el camino, qJe desde mucho tiempo han seguido los sedimentos acumulados ·en la desembocadura del Río, cada vez que se produce el fenómeno del deslizamiento o desaparición de la Barra.-

Sobre la causa inmediata de estos deslizamientos no es posible avanzar sino hipótesis, por razón de que hasta ahora comienzan a estudiarse la topografía del fundo submarino, la naturaleza o constitución de los sedimentos, la temperatura del agua a distintas profundidades y algunos otros fenómenos físicos que harían conocer mejor el problema.

Sin embargo. la presencia del cañón sub-marino obliga a prestar atención a la hipótesis de las llamadas Corrientes de Turbidez, expuesta inicialmente en 1.936 por el geólogo americano R. A. Daly y según la cual "los cañones submarinos han sido esculpidos por corrientes de agua lodos a que fluyó de las margen e continentales en épocas glaciares", y más tarde por P. H. Kuenen quien demostró experimentalmente "que el agua cargada de sedimentos puede fluir por pendientes de fondo a velocidades relativamente altas".-

Una corriente de turbidez se produce cuando una masa fluida de gran densidad, formada por agua y sedimentos en suspensión, encuentra una pendiente submarina por la cual deslizarse.

La velocidad de estas corrientes pueden llegar hasta las 55 millas marina s por hora. como la probaron Heezen y Edwin en los deslizamientos de Grand Banks en el Canadá y de Orleansville en Algeriamidiendo el tiempo transcurrido entre las roturas de los cables submarinos que servían las comunicaciones intercontinentales y pasaban por las zonas del derrumbamiento, tiempo que se dedujo de los registros de las Oficinas de Cables y que confrontado con las distancias a que tales cables estuvieron primitivamente colocados, permitió determinar la velocidad con que avanzó la corriente.-

El geólogo Bruce C. Heezen. citado, supo de los deslizamientos ocurridos en 1935 y comprobó que en la noche del 29 al 30 de Agosto se rompió el cable submarino tendido entre Barranquilla y Maracaibo, en un lugar, situado a 24 Km. de la desembocadura del Magdalena y a una profundidad de 1.400 mtrs. "Cuando el cable se sacó a la superficie para su reparación -son sus palabras- se encontró que venía firmemente envuelto en hierbas verdes de las que crecen- en las ciénagas cercanas a los Tajamares; el cable mostraba haberse roto por una fuerte tensión"

En los período de los deslizamientos de 1.942, 1.950 y 1.955 también se registraron roturas del cable. Para el reciente deslizamiento de 1.963 no hubo información sobre el particular; no sabemos si el cable fue retirado o colocado en otra dirección.-

CAPITULO V – Sec3 – Deslizamientos de la Barra

Topografía submarina mostrando el valle o cañón submarino de Bocas de Ceniza en noviembre de 1963 - Empocol.

Heezen anota además que: "Se cree que gran parte del material deslizado corrió por el cañón submarino hasta el plano abisal de la cuenca submarina colombiana". Esta creencia está fundada, probablemente, en el análisis de un corazón o muestra de material del fondo tomada por él en el "Yema", buque oceanográfico norteamericano, a 440 kilómetros de la desembocadura del Magdalena y a una profundidad de 4100 metros. En esta muestra se encontraron tres capas de arena negra con un contenido de materias vegetales del 90%.-

El cañón submarino del Río Magdalena parece tener -por lo expuesto-una gran longitud y una pendiente capaz de desarrollar corrientes de turbidez que transportan los sedimentos de la barra a grandes distancias y profundidades.

Conocida la presencia del cañón sub-marino y comprobada la existencia de las corrientes de turbidez, es fácil deducir la influencia que tales corrientes han tenido en las desapariciones periódicas de la barra; solamente queda por determinar cuándo y cómo se inician.-

Hay algunos autores, corno H. P. Cornelius, que tratan de explicar los fenómenos del deslizamiento diciendo que los taludes formados por sedimentos marinos sumergidos de deposición reciente, resultan casi fluidos y "adoptan un estado desconocido en las circunstancias de tierra firme y no soportan sino muy ligeros declives" cuyo valor crítico fija en 4.4% ( talud de l: 23).- Es notable la concordancia de esta cifra con la pendiente de equilibrio de 4.0% ( talud 1 :25) que Sir A. Gibbs and Partners fijan para el fondo del mar en la zona de los deslizamientos registrados en Bocas de Ceniza.-

A la luz de los principios de la Mecánica de Suelos, el fenómeno podría explicarse en forma más precisa, de la siguiente manera:

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Estructura del viaducto, ( proyección horizontal) para la vía férrea y transporte de material. Informe Sir Alexander Gibb & Partners. 1959

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Estructura del viaducto ( proyección vertical), para la vía férrea, y transporte de material.Informe Sir Alexander Gibb & Partners. 1959.

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Las Obras de Bocas de Ceniza y el trayecto del Río Magdalena entre éstas y el Terminal con señalamiento del canal y de las luces de Navegación. Obras Bocas de Ce­niza - Empocol

Cuando se tiene un material granular de poca densidad, o sea en estado "suelto", la resistencia al esfuerzo cortante aumenta -dentro de ciertos límites con la presión exterior ejercida sobre la masa. Bajo los efectos de la presión progresiva, los granos van acercándose unos a otros, aumentando cada vez más sus superficies de contacto y por lo tanto la resistencia a dicho esfuerzo.-

Pero si el material está saturado, es decir, si sus poros están llenos de agua y ésta no puede escapar al exterior con velocidad igual a la que necesitan los granos para acomodarse y desarrollar la resistencia requerida, parte de la presión impuesta deberá ser soportada por el agua confinada, y el resto, hasta igualar el total de la carga, por la materia sólida.-

Esta situación puede llegar hasta el extremo de que toda o casi toda la carga exterior debe ser soportada por· el agua de los poros v.gr. en el caso de cargas repentinas, o en el de cargas estáticas progresivas, especialmente si -para este último-, el depósito es de considerable extensión y está formado por material muy fino y de granulometría casi uniforme, condiciones estas que dificultan el drenaje o expulsión del agua.-

Cuando tal situación se presenta, las partículas sólidas pierden prácticamente todo contacto entre sí, y la masa toda capacidad de resistencia, entrando el conjunto en un estado que pudiera llamarse de emulsión densa, que bajo la acción de la carga soportada se comporta como un fluido incomprensible que escapa por la vía de menor resistencia.-

Es el fenómeno que en inglés se conoce con el nombre de "Quick Sand" y que u a vez producido tiene la propiedad de propagarse rápidamente, afectando extensiones tanto más grandes cuanto mayor sea la facilidad de escape de la masa fluida.-

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Localización de los sitios de toma de muestras de agua, aforos, vertimientos, ins­ talación de limnigrafos y mareógrafo, registro de velocidades. Obras de Bocas de Ceniza. - Empocol.

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Localización de las muestras de material del fondo frente a la playa Este en el Río y fr ente a la playa Oeste y en e s tas pl yas , el día 15 de julio de 1963, a los cinco días del deslizamiento de la barra .

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Comparación de la costa en varios años. La Este avanzó poco hacia el mar mien­ tras que la Oeste retrocede hacia el S. W. en el sentido general de las corrientes marinas. Allí pues el mar esta transgrediendo - Empocol

En Bocas de Ceniza se presentan condiciones óptimas, por decirlo así, para que el fenómeno descrito se produzca, depósitos de sedimentación formados por finas arenas y limos productos de la decantación y floculación de los materiales traídos por el Río en suspensión y por el mar en sus corrientes de deriva costera, sus olas de traslación y sus ondas de marea.-

Estos depósitos van creciendo en altura y en extensión día a día, desarrollan do en forma continua fuertes presiones interiores sobre el agua confinada hasta cuando, perdida toda la capacidad de resistencia en uno o varios puntos, el material entra prácticamente en licuefacción y se precipita por el cañón submarino en forma de corriente de turbidez.

Los grandes deslizamientos de 1935 y 1963 se encaminaron hacia el cañón como lo indican las cartas de sondeo correspondientes.-

La existencia de este valle submarino en la proximidad de la desembocadura del Río Magdalena es una válvula de seguridad contra el avance continuado de la barra hacia el mar y por ende hace innecesario prolongar los tajamares periódicamente, como sucede en la desembocadura de otros ríos.-

Aun cuando las explicaciones dadas al fenómeno de los deslizamientos subacuáticos son meras hipótesis, en el caso de Bocas de Ceniza es importante anotar que a determinadas condiciones de proximidad del cañón submarino y de acrecimientos de la barra, ésta se ha deslizado, generalmente en épocas de creciente del Río y como en casos de los deslizamientos de 1.935 y 1.953 y 1.963, durante el proceso de construcción de Obras de Encauzamiento, como lo anotó Heezen.-

CAPITULO V - Sec2 - La Barra de Bocas de Ceniza

Topografía submarina con indicación del valle o cañón submarino, condiciones de octubre de 1965 - Empocol.

CAPITULO V – Sec3 – Deslizamientos de la Barra

Print Friendly, PDF & Email